Inicio » » Frases de vida de Mohammad Ali

Frases de vida de Mohammad Ali

El gran luchador de boxeo de todos los tiempos, Mohammad Ali, falleció el 4 de junio de 2016. Durante toda su vida demostró gran fortaleza tanto en la lucha como fuera de ella. Su manera de expresarse sea filosóficamente así como deportivamente, lo han hecho un gran personaje muy aparte claro, de su fortaleza en el Ring.

A pesar de ser conocido por sus grandes victorias, también dejó frases alentadoras y motivadoras durante toda su vida, y hoy venimos a dejarles unas cuantas muy motivadoras y alentadoras de vida para todos aquellos amigos de las frases para reflexionar.


Cuando tienes razón, nadie lo recuerda.
Cuando estás equivocado, nadie lo olvida.

Odié cada minuto de entrenamiento, pero no paraba de repetirme:
"No renuncies, sufre ahora y vive el resto de tu vida como un campeón."

Classius Clay es el nombre de un esclavo. No lo escogí.
No lo quería. Yo soy Mohammad Ali, un hombre libre.

Una persona que ve la vida a los 50 igual que a los 20, ha perdido 30 años de vida.

frases de mohammad ali


Flota como mariposa, pica como abeja.

Los campeones no se hacen en gimnasios.
Están hecho de algo inmaterial que esta muy dentro de ellos.
Es un sueño, un deseo, una visión.

Si se puede sacar penicilina de un pan mohoso,
de seguro puedes hacer algo bueno contigo.

Sólo un hombre que sabe lo que se siente al ser derrotado,
puede llegar hasta el fondo de su alma y sacar lo que le queda
de energía para ganar un combate que está igualado.

mohammad ali frases

No son las montañas enfrente de ti lo que te cansa,
es la piedra en tu zapato.

Es solo un trabajo. La hierba crece, los pájaros vuelan,
las olas acarician la arena... Yo me peleo en un ring.

Servir a otros, es el alquiler que se debe pagar
por una habitación en la Tierra.

Soy el más grande. Me lo dije incluso a mí mismo cuando no sabía que lo era.

frases de mohammad ali

La nación del Islam enseña que los blancos son demonios.
Ya no creo eso; de hecho, nunca lo hice en realidad.

Yo no divido al mundo entre hombres modestos y arrogantes.
Divido al mundo entre los hombres que mienten y los que dicen la verdad.

De pequeño le pedía a mi hermano Rudy que me lanzara piedras.
Así es como aprendía mis movimientos, esquivando pedradas.

Yo sé a dónde voy y sé la verdad.
Y no tiene por qué ser lo que tú quieres que sea.
Soy libre de ser lo que quiero.

Compárte:
 Facebook  Twitter  Google+